Inicio Actualidad #PeruStartupStories | El código fuente detrás de un ejército de estudiantes

#PeruStartupStories | El código fuente detrás de un ejército de estudiantes

0
#PeruStartupStories | El código fuente detrás de un ejército de estudiantes

por: Luis Navarro

Al juntar las fichas del rompecabezas de notas que utilicé para esta publicación de #PeruStartupStories con Dolores de Goytisolo, caí en cuenta sobre algunas curiosidades. Por ejemplo, nos hemos centrado en hechos principalmente entre 2009-2018 (jalón de orejas para mí). También, que la palabra educación está directa o indirectamente mencionada en cada dos líneas de apuntes. Y claro que está la infaltable historia sobre este fenómeno camaleónico de mentora-inversionista-emprendedora que contaré más adelante. Pero hay un concepto en particular en donde hago una conexión inmediata con la historia de Dolores y CreaCode: la creación del ejército de estudiantes peruanos. Y complemento con que es un ejército de estudiantes peruanos que impulsan un mensaje de empoderamiento a través de la educación y la tecnología.

Vamos un poco atrás. Dolores es cubana-americana de nacimiento, con un bachiller en economía y un MBA, estos últimos en casas de varios laureles. De ahí, se hace algo predecible- y meritorio, que su historia tenga un camino en el mundo de la banca de inversión tan duro y puro como la fuente de LinkedIn de donde saqué estos datos. Pero me llama la atención la poca referencia a esta etapa en nuestra conversación. Y me llama la atención la continua repetición de palabras como escolar, edtech, docencia, estudiantes, y todas estas alusiones que evidencian- su confeso- romance con la educación.

Si vemos a CreaCode en el tiempo, se pueden identificar dos razones que colisionaron para el origen de la historia, ambas relacionadas a la educación. La primera, aunque no cronológicamente, es CODeLLA. Este emprendimiento, liderado por la hermana de Dolores en Miami, tiene como objetivo que niñas entre 8 y 13 años encuentren una herramienta de empoderamiento en el diseño y prototipado de productos digitales. Dolores me cuenta que este fue, tal vez, el antecedente más fuerte para iniciar CreaCode, “me di cuenta de la transformación de las niñas al crear sus propios productos digitales y quedé encantada. Algo había que hacer en Peru” confiesa.

La segunda, relacionada a lo anterior, es su vida profesional. Dolores lleva varios años involucrada en el colegio de sus hijos y es docente de la Universidad del Pacífico- referencia directa para no reiterar el abstracto. De hecho, estos antecedentes le abrieron las primeras puertas del ecosistema de emprendimiento local como mentora de UTEC Ventures en Diddl (hoy Aprendiendo.la) y Netzum. Pero volviendo a lo abstracto, la posición profesional de Dolores es sumamente importante para esta referencia que quedó un poco en el aire sobre el ejército de estudiantes; ella en cada una de sus esferas transmite la importancia de que lo teórico debe aterrizar a lo práctico, que los alumnos deben convivir con la realidad, que la profundidad del aprendizaje depende de que tanto se logre ejecutar. A propósito de las características del emprendedor.

Entonces, si la primera lección para crear este ejército de estudiantes fuera el vínculo necesario entre la teoría y la realidad, la segunda sería que cada una de las personas, independientemente de su edad, tiene conocimiento por transmitir. Y aquí está uno de los elementos en la propuesta de valor de CreaCode: empoderar a través del empoderamiento. Este ejército no es más que un grupo de jóvenes peruanos con talento que, en línea con la actual tendencia, son ambiciosos de conocimiento, proactivos en la búsqueda de oportunidades y- permítanme discrepar de un sentimiento popular, conscientes de la importancia que tienen para el bienestar de un país que los necesita. Es este grupo de jóvenes el mensajero, y primer ejecutor, de la visión de CreaCode.

Entonces, valga la redundancia, este ejército de jóvenes ha permitido que Dolores consolide la transformación que tuvo de inversionista, a mentora, a emprendedora. Claro, ser inversionista ángel era el primer camino por su experiencia en la banca de inversión de Nueva York; mentora, por los cargos e importancia de las instituciones en donde lo ejercía, pero -corrígeme, Dolores- ella encontró su verdadera pasión en la creación de este emprendimiento basado en la educación (y la tecnología). Parte de esta transformación ocurrió durante el pasado NextGen Women Entrepreneurs Week 2017, uno de los espacios que están colaborando a que más mujeres se animen a ser protagonistas en el ecosistema.

Publicación compartida de Linkedin

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Malcare WordPress Security