¿Sabías que las personas que se mantienen más sanas y que viven más, suelen consumir alimentos fermentados, como el yogurt, el kefir, chucrut, kimchi, chicha, tocohs, entre otros?

Los alimentos fermentados no solo son saludables, sino también realmente deliciosos. La fermentación genera sabores complejos – chispeantes, agrios, sabrosos, y saciantes- que no suelen estar presentes en otro tipo de viandas.

Piensa por un momento en el delicioso pan de masa madre, el yogurt, el kefír, los encurtidos (pero no los industriales, porque no están verdaderamente fermentados) el té negro, el café, el chocolate, la cerveza o el vino.

Pero cuales son las razones por las que tenemos que consumir alimentos fermentados.

1.- Potencian la salud.

En diversos estudios se ha constatado que los alimentos fermentados alivian o reducen las alergias, que combaten el desarrollo de placa bacteriana en la boca, aminorando la probabilidad de desarrollo de caries y mejorando el estado de salud de las encías. Además, cuando los consumimos tendemos a perder peso con mayor facilidad en dietas destinadas a tal fin, al.

Mismo tiempo que protegen nuestros organismos de enfermedades como la artritis y la artereo esclerosis.

Restablecen, refuerzan y regulan el equilibrio de nuestra flora intestinal, lo que permite que nuestras defensas ganen vigor frente a las bacterias nocivas. Lamentablemente una dieta estándar de nuestro estilo de vida moderno rompe con facilidad este equilibrio. Pero restablecerlo también puede realizarse en un tiempo relativamente corto con el consumo de los microorganismos saludables fruto de la fermentación.

2.- Producen probióticos y prebióticos saludables.

La fermentación depende del desarrollo de comunidades bacterianas provechosas que realicen adecuadamente su trabajo.

El término “probiótico” proceder del griego pro biosis, “promotor de vida”. Un probiótico es un organismo vivo promotor de la salud. De ahí que el prefijo “bio” se tan recurrente en michas marcas de yogur. De hecho, en la mayor parte de alimentos fermentados hay probióticos y prebióticos. Estos últimos no contiene por si mismos los verdaderos microorganismos vivos, pero crean un medio favorable para el desarrollo de estos. Tanto unos como otros actual de manera conjunta para reforzar nuestra salud digestiva y potenciar la acción del sistema inmunológico.

3.- La fermentación refuerza la inmunidad.

Nuestro sistema inmunológico ha evolucionado con el objetivo esencial de protegernos frente a una amplia gama de peligros presentes en nuestro entorno. La primera línea defensiva es la del sistema digestivo, que no solo asimila los nutrientes, sino que también filtra las toxinas as para su eliminación. El intestino contiene aproximadamente el 80% de las defensas lo que supone unos 100 000 000 de microorganismo cada uno con su propio ADN y distinto al nuestro.

La inflamación está asociada a un amplio espectro de enfermedades. La rigidez y la hinchazón propias de la artritis constituyen un ejemplo de ello. Según parece, los probióticos de los alimentos fermentados reducen esa inflamación, comunicándose, comunicándose directamente con las células que la provocan en primera instancia.

4.- La fermentación ayuda a la correcta digestión

El proceso de fermentación elimina o inactiva compuestos presentes en los alimentos que son potenciales causas de problemas digestivo. Entre ellos se encuentran los denominados fifatos presentes en la piel de cereales, frutos secos, semillas y legumbres. Un ejemplo claro es el de la flatulencia producida después de consumir lentejas, frejoles o garbanzos.

5.- La fermentación contribuye a conservar los alimentos

Como Sandor Katz “primer promotor” de la fermentación a nivel mundial nos decía la fermentación dijo sentido a la agricultura pues antes de la refrigeración no existía otra forma de preservar los excedentes de las cosechas para mantenernos vivos en tiempos de escasez.

Numerosos alimentos se combinan con cantidades de sal que destruyen a los microbios que hacen que los alimentos se deterioren o se pudran. Una vez erradicados estos microorganismos perjudiciales, las bacterias saludables tienen mayores oportunidades de prevalecer.

6.- la fermentación es un proceso tradicional

No es difícil comprender los motivos por los que nuestros antepasados se interesaron por dominar el proceso de la fermentación. Para conseguir perdurar de una temporada a otra es imprescindible estar preparado. Es preciso disponer de alimentos que nos aporten la debida energía y salud incluso cuando ya no se pueda cazar, el ganado vacuno ya no de leche, los arboles la agricultura hayan dejado de dar frutos. Este principio forma parte del patrimonio humano que nos ha sido legado por aquellos que aprendieron a relacionarse en simbiosis con los microorganismos para transformar el maíz en chica, las papas en tocosh, el azúcar de frutos en kefir de agua y la leche en Kefir de leche.

 

David Sánchez Bonett Fundador de la “Casa de los Fermentos”

Cocinero de alimentos y bebidas fermentadas

Mi nombre es David Sánchez Bonett y soy facilitador de programas de desarrollo de competencias (Soft Skills) para Ejecutivos y Equipos de Alto Rendimiento. Vengo ayudando desde hace 4 años a ejecutivos y equipos tanto de empresas y organizaciones nacionales e internacionales, así como a distintos profesionales relacionados con el teatro, la gastronomía, la educación, las ventas, la salud y los negocios, comprobando desde esta realidad que no existe desarrollo profesional sin desarrollo personal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here