La Institución Educativa Virgen de Guadalupe, ubicada en la ciudad de Cusco, fue elegida la semana pasada para ser parte del proyecto Mochila Perú, una organización que busca involucrar a jóvenes voluntarios en la formación escolar de niños de escuelas vulnerables en el Perú. En este colegio, los voluntarios de Mochila Perú trabajaron durante una semana, del 15 al 19 de enero, reforzamiento en matemáticas, comunicación y lectura, con pequeños niños de primero a sexto de primaria. El último día de trabajo, concluyeron sus actividades con un show de talentos y la entrega de mochilas con útiles escolares para todos los niños.

Gutnius tuvo el agrado de conversar con Randy Delgado Herrera, coordinador encargado del desarrollo del proyecto en Cusco, quien nos comentó más sobre Mochila Perú y su labor en las escuelas del país.

Foto: Randy Delgado

EL PROYECTO

Mochila Perú nació en el año 2011 con el objetivo de convocar un voluntariado con jóvenes profesionales y poder trabajar en escuelas públicas para realizar clases de verano y reforzamiento escolar a nivel primario en las comunidades más vulnerables del país. Desde entonces han desarrollado el proyecto en 100 escuelas, se han movilizado cerca de 3000 voluntarios y voluntarias y se han atendido más de 10,000 mil estudiantes en 16 departamentos y 25 ciudades en el país.

 

LOS NIÑOS

En la institución Virgen de Guadalupe trabajaron con 75 niños escogidos por la dirección del colegio, quienes se encuentran en un nivel escolar bajo al promedio; los voluntarios trabajaron durante 5 días con ellos, con metodologías lúdicas que les permitieran a ellos  reforzar sus conocimientos de una manera entretenida, para que así, al inicio del próximo año escolar, pueden desarrollar sus materias a la par de sus demás compañeros. El proyecto busca que los niños crean en sí mismos para lograr sus sueños;  a través de un modelo que educa en valores, desarrolla capacidades y potencia talentos en escuelas de zonas vulnerables del Perú.

Foto: Randy Delgado

 LOS VOLUNTARIOS

Este importante proyecto no podría llevarse a cabo sin el trabajo y compromiso de miles de voluntarios locales y extranjeros, quienes desde sus profesiones o formaciones educan a los niños en las materias antes mencionadas. En Cusco, trabajaron voluntarios de la misma ciudad quienes también contaron con el apoyo de jóvenes de la Universidad de San Diego en Estados Unidos. Conversamos con Giulia y Teresa, dos voluntarias que nos brindaron su testimonio de la experiencia que vivieron.

Estudiante de Comunicaciones, apasionada por la causa animalista y el cambio social.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here